Las dos Rebeccas del título de esta instalación son las figuras del siglo XIX Rebecca Cox Jackson (1795–1870), una espiritualista negra y mujer libre que, entre otras vocaciones, fundó la primera comunidad negra de Shakers en los Estados Unidos, y su compañera y discípula Rebecca Perot. Los primeros Shakers estadounidenses y su forma particular de espiritualidad comunitaria reflejan un nexo esencial para la investigación de Smith sobre la generosidad radical y la inspiración divina.

Jackson vivió un despertar religioso en 1830 y posteriormente dejó su vida matrimonial establecida en Philadelphia para viajar como predicadora itinerante, una indicación de las formas en que la experiencia extática funcionó para ella y otras mujeres de su tiempo como una fuente de poder personal. En el transcurso de sus viajes, Jackson descubrió a los Shakers of Watervliet, New York, un grupo cuya práctica espiritual se alineaba estrechamente con sus propias creencias. Recibida como profeta, permaneció allí durante cuatro años antes de partir con Perot para establecer la “familia” de los Shakers negros de Philadelphia. Tras la muerte de Jackson en 1871, Perot adoptó su apellido, fusionando completamente sus identidades, y continuó liderando la comunidad de Philadelphia durante cuarenta años. En esta instalación se proyectan dos películas abstractas pintadas a mano dedicadas a las Rebeccas sobre bolas de discoteca giratorias que dispersan la luz y las energías visionarias de las Rebeccas por todo el espacio.

Image
Estación espacial: dos Rebeccas, 2018
Tombstone

Estación espacial: dos Rebeccas, 2018
Papel tapiz, bolas de espejos, mesa giratoria, motor, pieles, alfombra, dos proyectores y video digital de dos canales (color, sonido); Rebecca Jackson: 2 minutos, 25 segundos; Rebecca Peroth: 2 minutos, 57 segundos
Cortesía de la artista, Corbett vs. Dempsey, Chicago y Galería Kate Werble, Nueva York

Hide title?
Off